27 de septiembre de 2007

El Perro más enfadado del mundo.

David Lynch tenía una idea para esta historieta en 1973 cuando su vida estaba llena de una cólera inexplicable. Él visitó a un psiquiatra para averiguar sobre el orígenes de esto, pero se marchó después de que el hombre, honesto, le dijera que la terapia podría afectar a su creatividad. Lynch, posteriormente, descubrió la meditación que lo liberó de su cólera.

"Bien, yo tenía una cólera enorme. Cuando comencé a meditar [en 1973], una de las primeras cosas que se marcharon fue una gran parte de esto. No sé como, simplemente se evaporó".

"La memoria de la cólera consiste en lo que hace 'el Perro Más enfadado'. No la cólera real sin más. Es el tipo de actitud amarga hacia la vida".



A partir de 1983 su historieta apareció de forma semanal en el Lector de L.A. Consistía en una fórmula surrealista y absurda que se repetía constantemente: comenzaba con las palabras "El Perro más enfadado del mundo" no puede moverse. No puede comer. No puede dormir. Él solamente, apenas, puede gruñir. Atado tan lleno de tensión y cólera, se acerca al estado de rigor mortis".; seguido siempre por las mismas cuatro viñetas con comentarios de una familia invisible, que desde adentro de la casa dicen cosas como: "El origen psicológico de la idea de espacio, o de la necesidad de él, está lejos de ser tan obvio como puede parecer.", "Lamentablemente, la vida contiene un elemento inevitable de imprevisibilidad.", y así...

Alguna vez le preguntaron al Lynch por qué el perro estaba tan enojado, a lo que respondió:

"Es un misterio. Algunas pistas pueden deducirse del mundo que lo rodea".

Finiquitaron 'El Perro más enfadado del mundo' en 1992. Se publicó durante nueve años, y tuvo una buena carrera.

1 comentario:

yolanda dijo...

que curioso!